Recolectar plantas silvestres

Recolectar plantas silvestres

Las plantas se distinguen unas de otras por la forma de sus hojas, el tallo, si tienen pelos o no, según su hábitat, etc. Pero muchas especies pueden confundirse por otras que podrían ser venenosas. La época más adecuada para estudiar plantas es la primavera, ya que la flor es de gran ayuda para diferenciar plantas similares.

Para recolectar plantas silvestres de forma segura y respetuosa se deben tener en cuenta:

Recolectar sólo lo que necesitemos y respetar el ecosistema.

En una plantación recoger como máximo la mitad de las plantas, y de ese 1/2, sólo 1/3 de cada planta.

Cortar sólo las partes comestibles con tijeras o cuchillo limpios para no introducir enfermedades.

No consumir raíces ya que podemos matar la planta.

No recoger todas las flores de una planta.

Prohibido recoger plantas en peligro de extinción o en zonas protegidas.

Nunca consumir plantas de márgenes de caminos o carreteras donde transitan vehículos contaminantes.

Es recomendable pasear habitualmente por el área de recolección para descubrir plantas que hasta que no florecen pueden pasar desapercibidas o ser confundidas por otras y para advertir si alguien más interactúa en esa zona.

Es peligroso recoger en lugares donde fumiguen con herbicidas cerca, o caminos en los que se pasee con animales habitualmente, como caballos o personas con perros.

Recolectar sólo las plantas que se conozcan.

Imprescindible asistir a cursos con especialistas cualificados y con experiencia.

Llevar siempre una guía de campo.

Conocer las principales plantas tóxicas y conocer las partes comestibles de la planta.

Es imprescindible recolectar en lugares seguros, no contaminados por herbicidas de cultivos cercanos, y en sitios que no estén transitados por animales.

No recoger al lado de ríos donde el agua puede transportar bacterias de las heces de los animales de pastoreo y transmitir enfermedades.

Imprescindible conocer cómo se cocina la planta.

No todas las partes de la planta son comestibles.

Conservar en refrigeración por un máximo de 3 días.

Lavar adecuadamente antes de consumirlas.

Lo ideal es cultivar plantas en tu propio huerto o macetas: rúcula, caléndula, diente de león,… plantas fáciles de cultivar.

Saber más

botanical-online.com

Related posts

Leave a Comment